Presentación

[royalslider id=”1″]
Historia
PYRENAICA está basada en la investigación iniciada en 1993 por el INIA-CIFOR (Centro de Investigaciones Forestales del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria) sobre el uso del Rebollo en enología. PYRENAICA nace como proyecto de I+D+i de Mychor Plant SL, y se ha orientado y desarrollado bajo la supervisión de dicho equipo investigador desde su inicio. Tanto el CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial) del Gobierno de España como la Junta de Extremadura lo han apoyado. El rebollo se está usando hoy día en enología. Centenas de miles de Hl han utilizado nuestros productos, fabricados todos ellos con Q.pyrenaica.

El Quercus Pyrenaica como madera enológica
Como madera enológica, la del Rebollo Q. pyrenaica es muy aromática, y da una personalidad diferente a los vinos y licores en los que actúa, presentando una concentración de taninos similar a la del roble francés Q. petraea, y una gran riqueza de compuestos aromáticos, con niveles similares o mayores que los del roble americano Q. alba o francés Q. petraea. Aporta altos niveles de eugenol, guayacol y otros fenoles volátiles en comparación con las maderas de roble francés y americano, similares niveles de cis-whiskylactona y maltol a la de roble americano, y niveles entre los de roble francés y el roble americano de vainillina y de otros aldehídos fenólicos, así como de la mayor parte de los otros compuestos analizados. Estas características distintivas se han manifestado en los análisis sensoriales, destacando por sus notas de madera (torrefacto, tostado, café con leche, especias) e interacción madera-vino. Para ver más sobre la comparación del Q. pyrenaica con el roble americano Q. alba o francés Q. petraea pulsar -aquí-.

Nuestros productos: Astillas y Virutas
Las astillas y virutas de roble son productos alternativos para la enología. Su uso es recomendado en vinos con una necesidad de vinificación rápida o un refuerzo del proceso sin perder su calidad. Pueden asimismo usarse de forma combinada con el tratamiento clásico en barricas. Los elagitaninos aportados por la madera mejoran la estructura tánica del vino, redondeándolo y favoreciendo la complejidad aromática. Nuestros productos se presentan en sacos de malla 10 Kg, para uso alimentario en directo, en barrica, depósito o cuba.

Un proceso natural industrial de envejecimiento y aromatización
El proceso industrial ha exigido la invención de nuevas máquinas de corte/hendido, del tren de secado, y del sistema de astillado y criba, asi como la adaptación de otras, como el tren de tostado. Se ha innovado en el proceso, con nuevas formas naturales de secado y curado. La madera es seleccionada árbol por árbol cuidadosamente en origen, con atención a la mejora del robledal. Se cortan los árboles más débiles, “los que se ve que no van a vivir porque no pueden competir con los que tienen al lado”, o los que ya han cumplido su ciclo vital. La madera se cura en un proceso natural de secado al sol y al aire. El agua con que se riega el roble para modular el secado no está clorada; mana de cabecera de cuenca hidrográfica en montaña. El proceso de secado se controla para obtener el punto idóneo de humedad y secado/curado para tostar la madera. Una vez seca, se prepara el formato y se somete a un proceso de tostado en el que se asegura la calidad y los resultados. El tostado se realiza en horno de convección con calor y giro de tambor con control digital programable del calor, ventilación y secuencia del proceso, para optimizar el proceso.

Al servicio de nuestros clientes
Personalizamos el producto a petición de nuestros clientes. Trabajamos en continuo contacto con nuestros clientes y podemos obtener productos “a la carta”, gracias al control de nuestro exclusivo sistema de tostado.